Enraizados.org > Peticiones > Mi amigo el padre Pablo nos pide ayuda para Venezuela

Mi amigo el padre Pablo nos pide ayuda para Venezuela

ÚLTIMA HORA: Hemos recaudado 4.700 euros. Tras un primer ingreso de 1.500 euros para las primeras necesidades, el Padre Pablo nos envió este vídeo dándonos las gracias: https://www.youtube.com/watch?v=6dsf755raLI&t=3s

Muchos amigos, hermanos, de Venezuela llevan meses escribiéndonos, contándonos lo mal que lo están pasando. Como bien sabes, hay una situación de violencia constante, no pueden comprar ni lo más elemental, y no es nada seguro para nuestros hermanos vivir allí.

Enraizados trabaja por el bien común mundial, no solo el nacional, conforme a la herencia solidaria que caracteriza a todo lo hispánico y sobre todo a los católicos que nos sabemos hijos de un mismo Padre.

Por eso queremos ayudar a nuestros hermanos venezolanos.

El año pasado conseguimos que un sacerdote venezolano pudiera estudiar en España.

Durante este año hemos estado viendo las formas de ayudar a este pueblo, pero no veíamos ninguna segura para que el dinero llegara directamente.

Pero Dios provee. Este verano he tenido la gracia de conocer a tres sacerdotes venezolanos que estaban colaborando en la Parroquia donde paso parte de mis vacaciones con mi familia.

Tres sacerdotes que nos contaron de primera mano su situación en Venezuela. Les pedí por favor que escribieran ellos directamente para no poner una letra de más ni de menos.

Hoy comparto contigo la carta de Pablo (nombre ficticio para evitar represalias)

Si quieres ayudar al padre Pablo puedes hacerlo con tarjeta de crédito a través de paypal o mediante transferencia bancaria a nuestra cuenta ES11 1465 0100 9119 0000 1688.

Nosotros les mandaremos íntegramente tu ayuda.

Esto es lo que necesita para sus fieles:

“Soy el Padre Pablo. Soy el Párroco de una comunidad populosa. Es una zona de gente muy pobre donde semanalmente hay muertos por mafias y drogas. Sin embargo, tenemos una feligresía muy sencilla y devota que se deja formar y que llena nuestras Eucaristías los domingos y entre semana. La parroquia tiene una población de más o menos 35.000 habitantes y cinco barriadas formadas a orilla de quebradas de gente en pobreza total.

El trabajo de nuestra parroquia ya no es solo catequesis y evangelización, sino que ahora tenemos que dar respuesta social desde las obras de Misericordia. Te enumero todas las acciones que nos corresponde hacer:

  1. Acoger a los que no tienen donde asearse y permitirles en duchas que hemos construido que se puedan asear. Nos toca buscar jabón y champú de donde no lo hay. Se les corta el cabello.
  2. Se prepara comida para un promedio de 700 personas todos los días, encomendándonos a Dios y a la Virgen, y bajando a la frontera con Colombia en la ciudad para poder comprar lo que ya en Venezuela no se consigue: arroz, pasta, harina, jabón, champú, enlatados y cereales.
  3. Tenemos un banco de medicinas con la campaña: “Si te sobra una pastilla, dónala para otro que la necesita”. Al lado de la parroquia hay un hospital donde ya no quedan sino médicos mayores y muy pocas enfermeras, los médicos dan las recetas a la gente, los envían a la parroquia y les dicen: “Vayan donde el cura que él a lo mejor tiene esta medicina”.
  4. Hemos convertido un salón en sala de hospitalización debido a que en el hospital de al lado hacen operaciones a las personas siempre y cuando el párroco les brinde alojamiento en la parroquia; de lo contrario no les operan. Esto debido a que en el hospital ya no hay personal y tampoco las condiciones de limpieza, ya que no hay bedeles. Entonces, en la parroquia hemos habilitado un salón con baños para que pasen la noche y la recuperación los que son operados quirúrgicamente en el hospital.
  5. Ante la partida de tantos padres y madres de familia, hemos ideado el sistema de orquestas para tantos niños que están a la deriva en las calles y que buscan hacer algo, tenemos profesores que enseñan música a los niños y de esta manera hacen algo útil.
  6. Tenemos un registro de unas 200 familias en condiciones muy pobres a quienes se les lleva algo del mercado, no mucho porque no se consigue ni que llevar, pero hacemos el intento de una vez por mes llevarles algo.
  7. Hemos organizado el ropero parroquial, pues la gente no tiene dinero para comprar ropa nueva y con algunos amigos conseguimos ropa usada que se lava, se repara y se entrega a toda esa gente que asiste a la parroquia.
  8. Por último, animamos a la feligresía con obras de teatro, música y actividades recreativas para que se llenen de esperanza y no caigan en la amargura y la obstinación, y hacemos que los actos litúrgicos, de manera especial la Eucaristía, resulte lo más familiar y motivadora posible para que se haga vida en nosotros el sermón de la montaña: “Bienaventurados los pobres”.

De esta manera te he explicado todo lo que hacemos y la gran necesidad de ayuda que tiene nuestra parroquia, pues yo por más que trabaje en una cosa y en otra no gano al mes lo que sería el equivalente a dos euros. Por eso cualquier ayuda que nos llegue es más de lo que ustedes se puedan imaginar.

Hasta este momento solo contamos con el apoyo de muy pocas personas, no teniendo ni ocho dólares de colaboración al mes. Sé que podrás ayudarnos y que el Dios del cielo, con Nuestra Señora, a través de ti podrá conseguirnos más ayuda. A veces me agobio, pero no me desespero porque Dios está con nosotros.

Sé que es una bendición del cielo que nos conociéramos en Misa, mis oraciones a la Virgencita de los desamparados siempre son escuchadas. Recen por mí, recen mucho por nosotros. Que yo lo haré por ustedes”.

 

Si puedes, te pido que ayudes al padre Pablo y a sus feligreses en Venezuela. Puedes hacerlo a través de paypal o transferencia a nuestra cuenta ES11 1465 0100 9119 0000 1688.

Los otros sacerdotes venezolanos trabajan en sus Diócesis con los seminaristas que tienen necesidades similares a las de los feligreses del Padre Pablo. También les ayudaremos con lo que nos mandéis.

Muchas gracias por tu generosidad. Desde Enraizados le haremos llegar toda la ayuda junta. Recibe un fuerte abrazo,

José Castro Velarde, Enraizados

P.D: La Iglesia está haciendo un trabajo increíble en Venezuela, como en otros muchos lugares. Al final, son ellos los que están ayudando a la gente en el terreno, sin irse cuando hay problemas, quedándose con los que más lo necesitan. Y como te digo esto ya lo he visto en más lugares. Esta es la forma más directa de que tu ayuda llegue a Venezuela, a una comunidad que lo necesita. Pincha aquí para ayudar.

Si te gusta, compártelo

Nuestra labor es posible gracias a nuestros socios. Tú puedes colaborar para que juntos construyamos una mejor sociedad.

Donar

Dejar un comentario

Related posts

Dejar un comentario

Comentario