Enraizados.org > Noticias > #31EneroTercios ‚ÄúLa gran aventura del gale√≥n San Mart√≠n‚ÄĚ

#31EneroTercios ‚ÄúLa gran aventura del gale√≥n San Mart√≠n‚ÄĚ

Si te gusta, comp√°rtelo

Invincible_Armada

Este barco de fabricaci√≥n portuguesa y estructura rocosa sirvi√≥ en numerosas batallas a la corona espa√Īola, logr√≥ sus mayores glorias en las costas de las Azores y lleg√≥ a sobrevivir el descalabro de la Armada Invencible.

El gale√≥n fue el barco por antonomasia de la Armada espa√Īola, al menos durante los a√Īos del comercio con Am√©rica, cometido para el que nacieron.

Aunque se tiene por un invento t√≠picamente espa√Īol, lo cierto es que existen referencias en Italia de un barco llamado ‚Äėgaleone‚Äô a finales del siglo XV y tambi√©n hay evidencias de ‚Äėgalions‚Äô franceses mandados construir por el monarca Francisco I.

Los galeones espa√Īoles fueron dise√Īados en el siglo XVI y por su gran tama√Īo y poder destructivo, eran igualmente utilizados para el comercio transoce√°nico y la guerra. La idea era construir un barco con gran capacidad de carga que aunase un casco resistente y la m√°xima maniobrabilidad, capaz de realizar largas traves√≠as.

–//–

Fuera o no un invento nacional, el gale√≥n espa√Īol, distinto de los extranjeros, fue el mejor ejemplar que surc√≥ los mares en los siglos XVI y XVII. Las haza√Īas protagonizadas por algunos de estos barcos y por los avezados marinos que los dirig√≠an son incontables.

Una de ellas, curiosa y legendaria entre todas las demás, es la del galeón San Martín.

Construido en los astilleros portugueses, el gale√≥n San Mart√≠n pas√≥ a manos espa√Īolas en 1580, cuando el rey Felipe II hizo valer sus derechos din√°sticos sobre el pa√≠s luso tras la muerte de Sebasti√°n I.

La primera referencia que tenemos de él, con su casco de siete forros y sus 50 piezas de artillería es de 1574, frente a las costas de Marruecos, en aquella operación infructuosa que pretendía derrocar al sultán.

A bordo del San Martín, la nave capitana, iba el rey portugués Sebastián I, que tendría que regresar a Lisboa sin su botín y por poco también sin la vida, pues al barco le sorprendió un temporal que no lo hundió de milagro.

El barco participaría también en la batalla de Alcazarquivir, conocida como la de los tres sultanes y donde morirían todos ellos, el rey portugués Sebastián y los dos aspirantes marroquíes.

–//–

En lo que respecta a nuestro barco, el gale√≥n San Mart√≠n pas√≥ a formar parte de la Armada espa√Īola justo despu√©s de enfrentarse a ella durante la defensa de Lisboa.

Su primer servicio a la corona espa√Īola fue precisamente frente a las fuerzas rebeldes portuguesas, (‚Ķ) √Ālvaro de Baz√°n fue el almirante encargado de comandar la flota espa√Īola desde el gale√≥n San Mart√≠n, (‚Ķ)

As√≠ se produjo el combate naval de las Islas Terceras, donde Baz√°n hizo frente al almirante franc√©s Strozzi ‚Äď aliados del portugu√©s por oposici√≥n a Espa√Īa ‚Äď con dos galeones, el San Mart√≠n y el San Mateo, 15 naos y 8 urcas flamencas, tripuladas por 4.500 infantes y artilleros. Otras 20 naos y 12 galeras aguardaban en C√°diz pero Baz√°n no quiso demorar el combate y parti√≥ sin ellas,¬†pese a que Strozzi contaba con 60 buques de guerra para hacerle frente y 7.000 soldados embarcados.

El 24 de julio de 1582 empezaron las hostilidades, aprovechando la flota francesa un barlovento que no le sirvió sin embargo para hacer mucha sangre. El 26 retomaron el combate, esta vez en una lucha de poder a poder. Bazán avanzaba en hilera con sus barcos más poderosos en punta pero incluso la retaguardia tenía orden de acudir allí donde hubiera combate.

El San Mateo iba en vanguardia y era acosado por los franceses al comienzo de la batalla pero logró aguantar a duras penas hasta que el San Martín llegó en su auxilio con otros siete barcos.

–//–

La Armada Invencible

El galeón San Martín fue también la nave capitana de aquella conquista imposible, preparada a conciencia pero que no había nacido para luchar contra los elementos. El San Martín, al menos, regresaría para contarlo, lo que no pudieron hacer muchos otros.

–//–

Baz√°n ten√≠a a su disposici√≥n 130 buques que armaban 2.431 ca√Īones y m√°s de 25.000 tripulantes en lo que era la mayor flota reunida hasta el momento, pero falleci√≥ antes de que partiera hacia Inglaterra.¬†Fue sustituido por Alfonso P√©rez de Guzm√°n, duque de Medina Sidonia, hombre de gran autoridad y val√≠a pero mucho menos avezado en la guerra naval.

El 31 de julio entabl√≥ combate por primera vez el San Mart√≠n ante la flota inglesa, que ya hab√≠a salido del puerto y se desplegaba frente a los espa√Īoles. En dos h√°biles maniobras, Drake tom√≥ barlovento y atac√≥ la retaguardia mientras Howard daba un rodeo y entraba por el centro de la formaci√≥n espa√Īola, que a pesar de la jugada repeli√≥ bien el ataque.

El duque estuvo desafortunado en el mando, quiz√°s mal aconsejado por sus lugartenientes. Sus improvisaciones sobre el plan inicial terminaban siempre con p√©rdidas y en una de ellas, acudiendo en auxilio del gale√≥n San Juan, abri√≥ la formaci√≥n y dej√≥ solo al San Mart√≠n, buque insignia de los espa√Īoles que fue r√°pidamente acosado por un atento almirante Howard, que lanz√≥ sobre √©l a los mejores nav√≠os ingleses.

El gale√≥n espa√Īol no rehuy√≥ el combate, sino que sujet√≥ la marcha para aguardar la llegada de los ingleses, que se cruzaron con √©l en fila de a uno.¬†El San Mart√≠n respondi√≥ con bravura y si los primeros barcos pasaban a tiro de mosquete los √ļltimos, persuadidos por su potencia de tiro, lo hac√≠an desde distancias considerables.¬†Tras 120 ca√Īonazos disparados y m√°s de 500 recibidos, de los que unos 50 hicieron blanco, el San Mart√≠n recibi√≥ el auxilio de su flota y dio por finalizado el combate con dos bajas y una v√≠a de agua que fue reparada por los buzos con planchas de plomo.

El d√≠a 4 regres√≥ el gale√≥n a primera l√≠nea enfrent√°ndose de nuevo a Howard y su Ark Royal, seg√ļn las cr√≥nicas a menos de veinte pasos el uno del otro, aunque el cruce de fuego entre ambos fue pronto auxiliado por otros galeones que prolongaron la escaramuza durante toda la jornada con un resultado de dos bajas para el San Mart√≠n.

La noche del día 7 fue la famosa jornada de los brulotes, barcos incendiarios arrojados como misiles contra formaciones compactas para separarlas y atacarlas después, una estrategia que resultó tremendamente exitosa para los ingleses pese al sacrificio de ocho barcos.

El San Mart√≠n no particip√≥ en aquella acci√≥n porque hab√≠a fondeado en Calais a la espera de acontecimientos, pero s√≠ lo hizo en¬†la batalla posterior de las Gravelinas, donde los ingleses derrotaron a la dispersa flota espa√Īola que ya se bat√≠a en retirada.

El San Mart√≠n fue hostigado duramente, rodeado por cuatro barcos que le causaron graves da√Īos y fue un aut√©ntico milagro que no lo hundieran all√≠ mismo, si bien ninguno de ellos march√≥ indemne. El gale√≥n se defendi√≥ valerosamente ganando fama de indestructible e incluso auxili√≥ a otros barcos en los d√≠as siguientes, que no fueron sino la confirmaci√≥n del desastre de la Gran Armada, que vagaba sin rumbo por el Canal de la Mancha presa de los ataques ingleses.

Los que regresaron con vida, entre ellos el rocoso gale√≥n ‚Äď m√°s maltrecho de lo que nunca estuvo ‚Äď tuvieron que rodear las islas y regresar por Escocia e Irlanda, navegando por rutas desconocidas y expuestos a m√ļltiples penalidades que esquilmaron los restos de la flota.

El San Martin regres√≥ a Espa√Īa el 21 de septiembre de 1588, tocando puerto en Santander, con el duque de Medina Sidonia a bordo, exhausto y derrotado.

El San Mart√≠n fue reparado y a√ļn sali√≥ en julio del a√Īo siguiente para proteger a la flota espa√Īola que se hab√≠a enfrentado a Drake en Galicia, donde el pirata, que ven√≠a a devolvernos la invasi√≥n, sufri√≥ un descalabro.

En cualquier caso, sus mejores días habían pasado ya.

La √ļltima acci√≥n de m√©rito del incombustible gale√≥n fue apresar al buque Revenge,¬†uno de los m√°s importantes de la flota inglesa que hab√≠a acudido a hostigar a los espa√Īoles en las Azores, aquellas aguas donde el San Mart√≠n hab√≠a vivido sus mejores glorias.

En 1592 fue devuelto a la corona portuguesa y un a√Īo despu√©s ser√≠a desguazado por viejo, un final un tanto gris para un barco que habr√≠a merecido otros honores pero que pag√≥ con la indiferencia el haber alcanzado sus mayores glorias ondeando el pabell√≥n espa√Īol.

 

Fuente: teinteresa.es Espa√Īa

http://www.teinteresa.es/espana/gran-aventura-galeon-San-Martin_0_1093092277.html

Si te gusta, comp√°rtelo

Nuestra labor es posible gracias a nuestros socios. Tú puedes colaborar para que juntos construyamos una mejor sociedad.

Donar

Dejar un comentario

Related posts

Dejar un comentario

Comentario