Enraizados.org > Noticias > #Espa√ĪaEnLaHistoria. La guerra de las naranjas

#Espa√ĪaEnLaHistoria. La guerra de las naranjas

Si te gusta, comp√°rtelo

Existen hechos hist√≥ricos llamativos, no por el acontecimiento en s√≠ mismo, y s√≠ por las circunstancias que lo rodearon. En el presente caso lo sugerente no son, solamente, las partes implicadas, sino el nombre que la historia otorg√≥ a un conflicto entre Espa√Īa y Portugal, en el mismo comienzo del siglo XIX. Gobernaba por aquel entonces el ¬ęPr√≠ncipe de la Paz¬Ľ, el ¬ęgeneral√≠simo¬Ľ don Manuel Godoy y Alvarez de Faria, pacense de pro que no solamente reg√≠a Espa√Īa, como favorito de Carlos IV, sino tambi√©n y seg√ļn la rumorolog√≠a cortesana, la cama de la reina Mar√≠a Luisa de Parma.

Lo cierto de esta historia es que Napole√≥n, se√Īor de Europa, ante el descaro de Portugal de no aceptar romper sus relaciones con Inglaterra y cerrar sus puertos al comercio de los barcos ingleses, comprometi√≥ a la Espa√Īa de Godoy firmando el Tratado de Madrid, en 1801, por el cual se compromet√≠a el reino espa√Īol a declarar, junto con Francia, la guerra a Portugal si esta manten√≠a su negativa a cumplir con los deseos del Emperador franc√©s. Por descontado, Portugal, confiando en su alianza con Inglaterra, se neg√≥ absolutamente a aceptar las pretensiones del franc√©s, desencadenando la ¬ęguerra de las naranjas¬Ľ. Fueron solamente dieciocho d√≠as de beligerancia, entre mayo y junio de dicho a√Īo, durante las cuales los ej√©rcitos espa√Īoles ocuparon distintas poblaciones portuguesas, entre ellas Olivenza, moviendo la raya fronteriza entre ambas naciones. Todav√≠a hoy en algunos sectores portugueses siguen manteniendo la llamada ¬ęCuesti√≥n de Olivenza¬Ľ, se√Īalando la apropiaci√≥n de esta poblaci√≥n por parte del Reino de Espa√Īa desde aquellas fechas.

Portugal tampoco puso mucho empe√Īo en la contienda, puesto que estaba convencida de que Espa√Īa no deseaba ampliar su territorio, sino, simplemente complacer a Napole√≥n, de ah√≠¬† que el 6 de junio del mismo 1801 se firmase la paz en Badajoz. Espa√Īa retorn√≥¬† a Portugal los territorios y poblaciones ocupadas, excepci√≥n de la susodicha Olivenza y Villareal. La raya entre Espa√Īa y Portugal se fij√≥ en aquella zona utilizando el curso del r√≠o Guadiana, acept√°ndose de hecho, aunque, como queda dicho, no de derecho por la ¬ęCuesti√≥n de Olivenza¬Ľ. Y aunque figuraba en el acuerdo la cesi√≥n portuguesa de varias de sus provincias para poder exigir a cambio la devoluci√≥n a los ingleses de Mah√≥n, de la isla Trinidad y de Malta, Carlos IV no puso firmeza alguna en su exigencia de cumplimiento, con el subsiguiente enfado del Emperador franc√©s.

Y en medio de todo ello, cuando el asedio de Elvas por las tropas de Godoy, el favorito y futuro ¬ęgeneral√≠simo¬Ľ tuvo la ocurrencia de mandar un ramo de naranjas a la reina Mar√≠a Luisa de Parma, detalle que otorg√≥ el curioso t√≠tulo a la contienda. Debi√≥ ser todo un detalle por parte del favorito hacia una reina que, adem√°s de una vida privada casi inexistente, en su condici√≥n de reina, tuvo trece embarazos y once abortos, dando a luz a catorce hijos, siete de los cuales murieron. Quiz√°s el chismorreo no fue sino una felon√≠a m√°s de Fernando VII, capaz de fraguar un mot√≠n de Aranjuez y del retorno del absolutismo, con la derogaci√≥n de la Constituci√≥n de C√°diz. Poco caballeroso el monarca, inicialmente ¬ęEl Deseado¬Ľ y luego ¬ęRey Fel√≥n¬Ľ, se contrapone con la conducta de Godoy, quien en sus Memorias eleva su caballeresca queja contra aquellos que le adjudicaban una relaci√≥n carnal con la Reina Mar√≠a Luisa: ¬ęEn mi vida entend√≠ de guitarra, ni de cantar, ni pod√≠a acudir a esas habilidades, que no ten√≠a, para sostenerme en la corte. Yo dir√© pocas cosas sobre esto, y observar√© el decoro que requiere su memoria, como conviene entre espa√Īoles¬Ľ. Sean verdad o no, lo cierto es que la intenci√≥n de aquel Godoy que mand√≥ un ramo de naranjas a Mar√≠a Luisa llen√≥ sus palabras de nobleza.

Francisco Gilet.

Bibliografía

War of the Oranges. In Encyclopædia Britannica, 2005 (Encyclopædia Britannica Premium).

Memorias cr√≠ticas y apolog√©ticas para la historia del reinado del se√Īor D. Carlos IV de Borb√≥n. (Consultables en Google Books). Manuel Godoy.

Fernando VII. Un rey deseado y detestado. Emilio La Parra López.

Si te gusta, comp√°rtelo

Nuestra labor es posible gracias a nuestros socios. Tú puedes colaborar para que juntos construyamos una mejor sociedad.

Donar

Dejar un comentario

Related posts

Dejar un comentario

Comentario