Enraizados.org > Noticias > #Espa√ĪaEnLaHistoria. Portugal por el rey de Castilla. Estuario del Tajo

#Espa√ĪaEnLaHistoria. Portugal por el rey de Castilla. Estuario del Tajo

Hasta aquí en los dos capítulos anteriores se ha venido destacando la preparación y capacidad de mando de dos de los grandes protagonistas como son su Majestad y el Duque, pero…

¬ŅQu√© hay de la tercera persona clave, el Marqu√©s de Santa Cruz, a lo largo de la campa√Īa?

El transporte de las tropas desde Set√ļbal a Casc√°is, el propio desembarco en Casc√°is y la cobertura sobre la infanter√≠a en el castillo de San Gi√°n de Hueras no habr√≠an sido posibles y probablemente el desenlace de las operaciones hubieran sido muy diferentes.

Tambi√©n es cierto que la oposici√≥n encontrada por el Marqu√©s de Santa Cruz fue realmente baja, en parte por el apoyo a la causa de Felipe II por los mandos de la mayor√≠a de las fortalezas en la costa del Algarve por donde la armada navegaba pero tambi√©n por la ‚Äėcapacidad de convicci√≥n‚Äô que su propia presencia generaba.

‚Äú‚ĶParti√≥ el Marqu√©s de Santa Cruz con el armada desde C√°liz para Set√ļbar, adonde el Duque le estava aguardando para embarcarse, a ocho de julio del dicho a√Īo. Y lleg√≥ a la barra de Ayamonte a los treze del dicho, y la villa de Castromarin, primer lugar del Algarbe que all√≠ estava, se rindi√≥ luego al Marqu√©s, (‚Ķ)¬† y a los diez y nueve lleg√≥ a Faro, y aquel d√≠a no se quiso rindir, mas el d√≠a siguiente lo hizo. Y dexando all√≠ dada la orden que conven√≠a, se parti√≥ y fue a Villanueva de P√≥rtima, y dos leguas antes que llegasse el armada, la sali√≥ a recebir una caravela con banderas de paz, (‚Ķ) y el Marqu√©s fue de passo dos leguas m√°s adelante y lleg√≥ a la ciudad de Lagos, y a segundo d√≠a se rindi√≥, (‚Ķ) Y luego partieron hasta llegar dos leguas del cabo de Sant Vicente, adonde estava una muy gran fortaleza, que llaman Sacres, fuerte y bien artillada; ten√≠a dentro dozientos soldados, los quales se mostraron muy leales a su Magestad, porque en el punto que el armada lleg√≥ se entreg√≥ al Marqu√©s, (‚Ķ) Y de all√≠ parti√≥, el Algarbe abaxo, noventa millas, sin dar fondo hasta que lleg√≥ a Set√ļbar‚Ķ‚ÄĚ

[DE ESCOBAR, Antonio – CAP√ćTULO XIII]

Debo reconocer que a lo largo de estos tres cap√≠tulos me he ido haciendo ‚Äėauto-spoiler‚Äô al ir adelantando que iba a centrarlo en la magistral combinaci√≥n de fuerzas y armas empleada a lo largo de la campa√Īa, incluso por el anuncio de los pr√≥ximos episodios que se tratar√≠an.

A estas alturas ya lo mejor es descubrir el contenido de los capítulos restantes que se desarrollarán tras el presente:

Cobertura de la artillería naval a la infantería en el desembarco en Cascáis.

Cobertura de la artillería naval a la infantería en el cerco al castillo de San Gián.

Cobertura de la infantería a la artillería en el cerco al castillo de San Gián.

Bueno… y una licencia que me permitiré como punto final de los relatos, espero que me disculpen.

¬°Empecemos!

Nos encontramos con el ej√©rcito y la armada atascada en Set√ļbal, con este escenario hay dos opciones posibles como es subir con todo el ej√©rcito a Santar√©m, el camino m√°s esperable, o dar un giro radical a la t√°ctica m√°s previsible sorprendiendo al enemigo.

El Duque eligi√≥ lo segundo, por un lado simula un ataque terrestre hacia Santar√©m ocultando que el movimiento principal ser√≠a embarcar a gran parte de la fuerza en una incre√≠ble maniobra superando el estuario del Tajo por mar hasta Casc√°is, cerca de Estoril, el principal problema del plan ser√≠a elegir un punto de desembarco seguro y lo m√°s cercano posible a Lisboa para no perder la sorpresa y la iniciativa que se hab√≠a llevado en toda la campa√Īa, este aspecto fue resuelto por uno de los aliados portugueses fieles a Felipe II como era el propio se√Īor de Casc√°is, Don Antonio de Castro, que conocedor de aquellas tierras pudo indicar el mejor punto de la costa donde crear, primero, la ‚Äėcabeza de playa por el Capit√°n Rodrigo de Bald√©s del Tercio de N√°poles‚Äô y, posteriormente, ejecutar el desembarco con la celeridad imprescindible para el √©xito de una operaci√≥n en la que la sorpresa resultaba esencial. En toda la operaci√≥n la capacidad de la artiller√≠a naval de las galeras espa√Īolas resultar√≠a clave en el √©xito del desembarco.

‚Äú‚ĶVisto que don Diego de Meneses pretend√≠a que nuestro ex√©rcito no saliesse a tierra, se dieron nuestras galeras tan gran priessa a disparar que la cavaller√≠a e infanter√≠a portuguesa comen√ß√≥ a yrse retirando de la marina, porque los balazos les davan en medio de sus esquadr√≥nes, y como llegasse una gran bala y diesse al medio de su cavaller√≠a, se entendi√≥ desde las galeras que les hav√≠a hecho notable da√Īo, porque al punto se juntaron con gran corrida de cavallos a la parte donde hav√≠a herido el balazo. Y como ellos vieron que ya yva muy de veras, desde aquel punto comen√ßaron a recoger su cavaller√≠a e infanter√≠a, que hav√≠a andado hasta all√≠ atravessando la campa√Īa de una parte a otra, y hizieron alto, embeviendo sus esquadr√≥nes y atalayando lo que en la tierra y mar de nuestra parte passava. El artiller√≠a de las galeras no cessava de disparar para que los portugueses no pudiessen llegar a la marina a estorvar que los castellanos dexassen de desembarcar, y luego las galeras comen√ßaron a echar esquifes a la mar y a entrar en ellos nuestra infanter√≠a, y los del primer esquife que tomaron tierra fueron el Capit√°n Rodrigo de Baldes, del tercio de N√°poles, con cinquenta mosqueteros, los quales envistieron luego a ganar una serreta alta y redonda, que cerca de la marina estava, y al subir como yvan disparando, mataron dos portugueses de a cavallo y tres de a pie, que yvan huyendo a juntarse en sus esquadr√≥nes, y estos que cayeron av√≠an llegado a reconocer. Y como yvan desembarcando los nuestros, se yvan juntando y subiendo la serreta, en la qual como llegassen a lo alto, comen√ßaron a mosquetear y hazerse fuertes en ella porque los portugueses no se la ganassen, que seg√ļn pareci√≥ hav√≠a hecho punta la cavaller√≠a portuguesa para subirla. Y como vieron que ya los nuestros estavan en lo alto y los que m√°s yvan desembarcando sub√≠an con mucha ligereza, dexaron de acometer a ganarla, y en poco espacio la serreta estava llena de nuestra infanter√≠a, la qual desde all√≠ descubr√≠a toda la campa√Īa, y se devisavan bien claro todas las banderas de los portugueses, ans√≠ las de la cavaller√≠a como infanter√≠a. Y como los nuestros se diessen gran priessa a desembarcar, yvan formando sus esquadr√≥nes y marchando hazia los contrarios, unos por la marina y otros por la campa√Īa, d√°ndoles ca√ßa y mosqueteando, los quales mataron quatro de a cavallo y prendieron dos y los traxeron al Duque. Y como los portugueses vieron que los acomet√≠an con gran √≠mpetu, temieron de manera que dieron en huyda sin querer travar escaramu√ßa con los nuestros, antes corr√≠an con gran furia la buelta de Cascaes, que dos leguas de all√≠ estaba…‚ÄĚ.

[DE ESCOBAR, Antonio – CAP√ćTULO XIX]

‚Äú‚ĶA los treynta de julio acabaron de desembarcar antes de mediod√≠a, tan libremente que no uvo quien se lo contradixesse, y se fueron luego hazia donde estava el Duque en la hermita‚Ķ‚ÄĚ

[DE ESCOBAR, Antonio – CAP√ćTULO XX]

Con esta magistral operaci√≥n combinando la capacidad naval y artillera de la Armada espa√Īola junto con la acometida legendaria de los Tercios se superaba un enorme obst√°culo geogr√°fico como representa el cruce del estuario del Tajo a la vez que se sorprende por completo a las fuerzas defensoras de la capital portuguesa.

Con este ‚Äėsin igual golpe de mano‚Äô terminamos la tercera de las entregas, nos quedan dos m√°s.

¡Hasta la próxima semana!

Vicente Medina

BIBLIOGRAF√ćA

  • DE ESCOBAR, Antonio

Relaci√≥n de la felic√≠ssima jornada… que hizo… don Felippe… en la conquista de Portugal, ed. de Amparo Alpa√Ī√©s Anexos de la Revista Lemir (2004) ISSN 1579-735X

  • HistoCast 150 ‚Äď √Ālvaro de Baz√°n y las Islas Terceiras
  • G√ďMEZ BELTR√ĀN, Antonio Luis

Islas Terceiras. Batalla Naval de San Miguel, ediciones Salamina

  • ASTRANA MAR√ćN, Luis

Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes Saavedra, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

 

Si te gusta, comp√°rtelo

Nuestra labor es posible gracias a nuestros socios. Tú puedes colaborar para que juntos construyamos una mejor sociedad.

Donar

Dejar un comentario

Related posts

Dejar un comentario

Comentario