Enraizados.org > La Iglesia ante el reto de la Historia > Las Guerras Cristeras, persecución religiosa en México

Las Guerras Cristeras, persecución religiosa en México

Si te gusta, compártelo

La Iglesia ante los retos de la historia

La Guerra de los cristeros

‘Los soldados de la fe’

Imagen de la Virgen de Guadalupe

En esta nueva entrega de ‘La Iglesia ante los retos de la historia’ retrocedemos a uno de los capítulos más oscuros y ocultos de la historia del reciente siglo XX.

Regresamos al México postrevolucionario resultado de la victoria de los ‘constitucionalistas’ frente a carismáticos guerrilleros como Pancho Villa y Emiliano Zapata (1910 – 1920).

Los primeros conflictos se generan con la publicación de la Constitución de 1917, en especial por el contenido del artículo 3 que se reproduce a continuación:

“La enseñanza es libre; pero será laica la que se dé en los establecimientos oficiales de educación, lo mismo que la enseñanza primaria, elemental y superior que se imparta en los establecimientos particulares.

Ninguna corporación religiosa, ni ministro de algún culto, podrán establecer o dirigir escuelas de instrucción primaria.

Las escuelas primarias particulares sólo podrán establecerse sujetándose a la vigilancia oficial.

En los establecimientos oficiales se impartirá gratuitamente la enseñanza primaria.”

Fuente: LIBRARY OF CONGRESS

 

Igualmente, se recomienda la lectura del artículo 130 de la Constitución de 1917 que no se reproduce en la presente publicación por la extensión del mismo. Dicho artículo se puede consultar en el mismo enlace anteriormente indicado de ‘LIBRARY OF CONGRESS’.

 

El conflicto entre el gobierno y la población católica estallará definitivamente en 1926 con la promulgación de la ‘Ley Calles’, oficialmente conocida como Ley de Tolerancia de Cultos (Fuente: Memoria Política de México ), que busca ejercer el control sobre la Iglesia católica legislando diferentes delitos y faltas en materia de culto religioso, a la vez que se dictan una serie de normas anticlericales.

“Entre otras cosas, el gobierno deporta a sacerdotes y monjas extranjeros; limita el número de sacerdotes en cada estado; cierra todas las escuelas de la iglesia, monasterios, conventos; y obliga a los sacerdotes a cargo de las iglesias a registrarse con el gobierno”

Fuente: San Francisco University High School

Fotografía del presidente Plutarco Elías Calles

Precedida de acciones por parte del gobierno mexicano como la creación de la ‘Iglesia católica apostólica mexicana’ así de otras leyes como las promulgadas en Veracruz y Tabasco que decretaban que todos los sacerdotes debían estar casados y tener más de 40 años de edad.

Como reacción los ciudadanos crearon organizaciones contrarias a estas medidas como la Liga Nacional para la Defensa de las Libertades Religiosas que promovieron la abstención en el pago de impuestos y en el consumo de productos creados por el estado, con el lógico impacto económico resultante.

Todos estos enfrentamientos desembocarían en las conocidas como Revoluciones Cristeras.

Como era de esperar por parte de los obispos y la Santa Sede se enviaron múltiples quejas que desembocaron en la suspensión, con el apoyo del papa Pío XI, del culto religioso como medida de presión en el momento de la entrada en vigor de la ley.

Las denuncias del papa Pío XI se recogen en las siguientes tres encíclicas.

1926 – Iniquis Afflictisque

1932 – Acerba Animi

1937 – Firmissimam Constantiam

Fuente: La Santa Sede

 

Resulta como mínimo curioso que ninguna de las tres se encuentre publicadas en español, aunque estén dirigidas a un país de habla española.

Para evitar este inconveniente se las hemos traducido y publicado en nuestro canal de IVOOX al que pueden acceder y así escucharlas con mayor facilidad.

1926 – Iniquis Afflictisque

1932 – Acerba Animi

1937 – Firmissimam Constantiam

 

El final de tan desigual combate no podría ser otro que el desgaste y derrota del bando cristero, aunque se estima que llegó a alcanzar el número de 90.000 combatientes, desarrollándose el conflicto a lo largo de la Primera Guerra Cristera desde 1926 a 1929 y la Segunda Guerra Cristera desde 1934 a 1938.

 

Aunque quizás sea precipitado denominarlo ‘derrota’ ya que se consiguió una ‘tolerancia no oficial’ de las prácticas católicas en lo que se denominó por el papa Pío XI como ‘modus vivendi’.

Y aún resuena tanto en México como en el resto de los países católicos su …

¡Viva Cristo Rey!

¡Viva la Virgen de Guadalupe!

 

Pero no sería hasta 1988 cuando con el presidente Carlos Salinas de Gortari se reanudarían las relaciones diplomáticas con la Santa Sede, otorgándose personalidad jurídica a la Iglesia, iniciándose de esta manera una nueva etapa de relaciones entre la Iglesia y México.

 

——————————————————————————————————————————

 

Vicente Medina Prados

Si te gusta, compártelo

Nuestra labor es posible gracias a nuestros socios. Tú puedes colaborar para que juntos construyamos una mejor sociedad.

Donar

Dejar un comentario

Related posts

Dejar un comentario

Comentario