Enraizados.org > Noticias > M谩s de 27.000 personas muestran su apoyo a los benedictinos ante la persecuci贸n del Gobierno

M谩s de 27.000 personas muestran su apoyo a los benedictinos ante la persecuci贸n del Gobierno

Si te gusta, comp谩rtelo

La Asociaci贸n Enraizados, una voz cat贸lica en la vida p煤blica, muestra su rechazo ante las declaraciones hechas por la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, sobre el Valle de los Ca铆dos en las que afirm贸 que 鈥渓a presencia de los benedictinos en el Valle de los Ca铆dos es incompatible con la resignificaci贸n de este lugar鈥 y que quiere convertir el lugar en un 鈥渃ementerio civil鈥. Es por ello que Enraizados ha recogido m谩s de 27.000 firmas en apoyo de esta comunidad religiosa.

鈥淓l gobierno, que dice que respeta lo que quieren los familiares, va a saltarse a la torera la voluntad de las familias que expresaron su deseo de que los muertos descansaran en paz en el cementerio de Cuelgamuros, bajo la paz que proporciona la oraci贸n de los monjes鈥, afirma Jos茅 Castro Velarde, presidente de Enraizados. 鈥淧or ello, emprenderemos acciones legales鈥, remarca Castro Velarde.

Por otra parte, Enraizados est谩 preparando un libro de testimonios de perd贸n, en el cual se recogen historias de personas que perdieron padres, t铆os, abuelos, etc茅tera durante la guerra. 鈥淐on esta publicaci贸n buscamos una reconciliaci贸n real, mostrar que el rencor no est谩 en los que sufrieron la guerra y muchas p茅rdidas, sino en un gobierno que maneja pol铆ticamente un tema sensible para todos los espa帽oles鈥, se帽ala el presidente de Enraizados.

Entre los casos que recoge el libro encontramos testimonios como estos:

  • En el relato sobre Tom谩s Garc铆a-Noblejas Quevedo, asesinado el 4 de diciembre de 1936, su nieto cuenta como al hermano del difunto le insinuaron que pod铆a hacer uso de unas escopetas para asesinar a los responsables de la muerte y 茅l dijo que eso jam谩s se le hab铆a pasado por la cabeza.
  • Uno de los hijos de Pascual Castillo Soriano, al que mataron el 5 de octubre de 1936, trabaj贸 en un banco tras la guerra y se dedic贸 a ayudar a todos los que pudo, incluyendo a los descendientes del asesino de su padre.
  • La esposa de Gumersindo Ru铆z Su谩rez, asesinado tambi茅n en 1936, fue la 煤nica que atendi贸 al acusador de su marido tras contraer este un c谩ncer muy doloroso cuando nadie m谩s quer铆a atenderle.
Si te gusta, comp谩rtelo

Nuestra labor es posible gracias a nuestros socios. Tú puedes colaborar para que juntos construyamos una mejor sociedad.

Donar

Dejar un comentario

Related posts

Dejar un comentario

Comentario