El pasado 7 de marzo enviamos un correo electrónico a nuestra base de datos, transmitiendo las necesidades que nos habían hecho llegar nuestros hermanos de la Archidiócesis de Barquisimeto en Venezuela.

Nos solicitaban formalmente ayuda para 14 Comunidades de Vida Consagrada que, en medio de la crisis socioeconómica sin precedentes desatada en su país y sumada a los estragos derivados de la pandemia del covid-19, no cuentan con los recursos económicos suficientes para lo más básico: manutención alimenticia, productos higiénicos y asistencia médica.

Gracias a la ayuda de nuestros seguidores (gracias a ti), no sólo hemos conseguido el objetivo de alcanzar los 5.000 euros que pedíamos para ayudar en sus necesidades más básicas. Es que hemos conseguido triplicarlo…

Hemos recaudado más de 15.000€ ¡¡¡GRACIAS!!!

Ya les hemos enviado 6.000 euros y, además, hemos hecho llegar otros 400 para ayudas médicas y de evangelización a los Jóvenes Reparadores y Adoradores del Sagrado Corazón de Jesús, pertenecientes a una Diócesis vecina de Barquisimeto.

Con vuestros donativos también hemos podido ayudar con 2000€ a un centro parroquial de Monterey en Venezuela que sabemos que padece grandes necesidades. Mira la carta que nos remiten:

“Alabo y bendigo a Dios por la fundación Enraizados en Cristo. Hoy recibimos esta donación de 2000 euros en medio de esta cuaresma donde ya nuestra parroquia se prepara en lo que en Venezuela se llama la ‘campaña compartir’ para llegar a cientos de personas en la Pascua con mercado y medicinas.

El país ha seguido empeorando. Los sueldos equivalen a menos de 10 dólares americanos. La devaluación nos consume y la inflación está desenfrenada.

Nuestra visita casa por casa en los sectores de la parroquia, visita que yo hago todas las noches haciendo viacrucis diarios, me ayuda a descubrir cada día más pobres y más necesidades.

Esto es una gracia de Dios, pues no se imaginan el bien que hacemos con esos 2000 euros. Mi oración por uds y sepan que siempre ofrezco mis misas por la reina Isabel para que Dios disponga en la autoridad de la Iglesia elevarla a los altares.

Les envío la bendición. Su hermano en Cristo»

Lamentablemente ni siquiera podemos publicar el nombre del sacerdote que firma esta misiva porque la Iglesia en Venezuela, como en todos los países comunistas, está perseguida. Bien sabemos que en el caso de Nicaragua, ya es incluso Iglesia clandestina.

El dinero restante de esta campaña lo vamos a destinar a seguir cubriendo las necesidades de la Iglesia venezolana. Por supuesto, actualizaremos puntualmente cómo distribuimos los donativos.

¡Ayúdanos a llegar a más gente!

Comparte esta petición con tus contactos

Ayúdanos a llegar a más gente

Comparte con tu familia, amigos y conocidos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad