Si te gusta, compártelo

La reivindicación de Isabel de Castilla es la mejor forma de iluminar algunos de los principales problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad.

En Isabel encontramos un ejemplo práctico del papel de la mujer, esposa, madre, trabajadora (como Reina). Ninguna otra mujer a lo largo de la Historia de España ha sido tan importante en la realización del bien común de su época.

En Isabel encontramos también la reivindicación de la vida política como servicio, como expresión de la caridad.

En Isabel encontramos una defensora de los derechos fundamentales de toda persona. Su defensa de sus nuevos súbditos, los españoles del otro lado del océano, es una obra maestra del genio humano.

En Isabel encontramos, en definitiva, lo que la gracia puede hacer en aquellos a los que llama y que se dejan guiar. Encontramos un modelo de cristiana consciente, un modelo de santidad.

En palabras de la Comisión Histórica para el Proceso de Canonización de la Reina: “No se encuentra un solo acto, público o privado, de la Reina Isabel que no esté inspirado en criterios cristianos y evangélicos.

Si te gusta, compártelo